Nos hemos referido en diversos blogs al paracetamol (acetaminofeno), uno de los analgésicos más utilizados a nivel mundial.

Tradicionalmente se ha considerado como un medicamento leve y bastante eficaz.

Sin embargo, diversos estudios demuestran, que su uso prolongado, puede ser causa de complicaciones hepáticas muy graves, además de problemas de riñón o hemorragias gastrointestinales.

Ya he comentado en otros blogs los efectos que puede ocasionar el consumo excesivo de paracetamol.

En particular el del 11-10-2018 sobre una publicación del American Journal of Epidemiology que relacionaba el consumo de paracetamol durante el embarazo, con mayor riesgo de autismo y trastorno por déficit de atención (TDAH).

De nuevo, han aparecido dos importantes trabajos que alertan del efecto nocivo del paracetamol.

Cuando este medicamento se toma durante el embarazo, puede ocasionar ya no tan solo efectos para el feto, sino también para el desarrollo neurológico posterior del niño.

En Inglaterra han publicado un estudio titulado “The Avon Longitudinal Study of Parents and Children (ALSPAC)”, que precisamente analizan datos sobre embarazo y desarrollo de los niños. Las familias que lo integran sobrepasan las 12.000. Periódicamente publican sus resultados.

El mes de setiembre, el Paediatric and Perinatal Epidemiology ha publicado: Associations between paracetamol (acetaminophen) intake between 18 and 32 weeks gestation and neurocognitive outcomes in the child: A longitudinal cohort study.

Asocian el consumo de paracetamol, entre las semanas 18-32 del embarazo, como causa de un mayor riesgo de déficit de atención e hiperactividad, en los niños en edad preescolar.

El trabajo es muy amplio, muchas tablas, muchos datos. Su conclusión  para el lector interesado adjunto el link al mismo.

El otro estudio del “Boston Birth Cohort”, publicado en octubre en la revista JAMA, relaciona datos de la mujer durante el embarazo, características del feto y su posterior desarrollo.

Association of Cord Plasma Biomarkers of In Utero Acetaminophen Exposure With Risk of Attention-Deficit/Hyperactivity Disorder and Autism Spectrum Disorder in Childhood”.

El estudio tiene una validez muy importante. Trata de datos objetivos:

En 996 mujeres que habían tomado paracetamol de forma frecuente durante el embarazo, determinaron los niveles de paracetamol y sus metabolitos en sangre de cordón umbilical.

Posteriormente, congelaron la sangre de cordón para futuros estudios o comprobaciones.

Transcurridos 9 años, examinaron los 996 niños (edad media 9.8 años (+/- 3.6), 55% varones).

De ellos, 257 (25.8%) tenían únicamente, el llamado “Déficit de atención e hiperactividad” (TDAH) y 66 (6.6%) con síndrome de espectro autista, solo.

Pero 42 (4.2%) tenían (TDAH) y además con espectro autista: 304 (30.5%) y otras disfunciones del desarrollo. Y 327 (32.8%) se clasificaron como “Atípicos neuronales”.

Como he comentado, no puedo entrar en detalles, el trabajo es muy amplio, con muchos datos y tablas. El lector interesado lo tiene a su disposición a través del link que adjunto.

Ambos trabajos son datos suficientemente contrastados, para que los obstetras adviertan a sus pacientes que no deben tomar paracetamol varios días durante el embarazo, en especial entre la semana 18 y 32.

Doy un paso más y expongo que quizás las autoridades sanitarias, deberían pronunciarse sobre esta cuestión y desaconsejar de forma oficial la prescripción de acetaminofeno (paracetamol) a las embarazadas.

También que los farmacéuticos, cuando expendan este medicamento, pregunten si va a ser destinado a embarazadas. En caso afirmativo, desaconsejar su uso. En caso de ser con receta, no dejar tampoco de advertir de sus posibles riesgos.

En Francia, en las farmacias desde el mes de octubre de este año, no se puede tener en las estanterías para uso libre de los clientes, ni el paracetamol ni el ibuprofeno.

El paracetamol debe ser solicitado al farmacéutico, al igual que cualquier medicamento de uso con receta, quién debe advertir al cliente de sus efectos adversos y consejos sobre dosis diarias.

En España, seguimos con productos de libre acceso en las estanterías, donde junto a los dentífricos, vitaminas, o infusiones, se unen medicamentos, incluso con un gramo de paracetamol por unidad.

Recordemos que la FDA-USA, desde el año 2017 prohibió la venta de paracetamol con más de 325 mg/unidad. Y recomienda, para uso general, no prescribir más de 650 mg al día.

Se ha demostrado que por encima de esta cifra no aumenta el efecto analgésico y si aumenta mucho su toxicidad hepática.

Dr. Juan Sabater Tobella
European Specialist in Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network
Presidente de Eugenomic

 

Artículos relacionados: