Precaución con el colesterol HDL

Uno de los estudios más importantes que se han hecho en relación al riesgo cardiovascular, ha sido el llamado “Framingham heart study” en USA. Iniciado en el año 1948 con 5.000 personas ampliado posteriormente a 10.000.

Durante décadas, se les hicieron periódicamente diferentes análisis, en particular de lípidos sanguíneos. Se sometieron a revisiones clínicas y a lo largo del tiempo fueron valorando la evolución de su salud.

Uno de los resultados del estudio, que obtuvo entonces más popularidad, fue establecer que las personas que tenían valores altos de colesterol HDL, tenían menos riesgo cardiovascular.

Es decir, los que tenían colesterol HDL alto, tuvieron menos infartos, menos hipertensión, menos coronariopatías. Es decir, valores altos eran favorables.  Esto llevó a que se bautizara como “colesterol bueno”.

Adjuntamos el link a uno de los muchos estudios sobre este tema, publicado ya en el año 1991: “Coronary Risk Factors: Insights from Framingham”.

A partir de aquí, se empezó “una campaña” para subir el C-HDL, ya que si era “bueno”, “cuanto más alto mejor”.

Se trataban los pacientes con fármacos (fibratos, entre otros) para “subir el C-HDL”, y las personas se preocupaban solo de su cifra de colesterol “bueno” y si era “normal o alta”, estaban satisfechos.

Pero en biología las cosas no son tan simples. La salud no es fruto de un valor o situación, sino que siempre es un equilibrio metabólico.

En el año 2016 y con los datos de seguimiento de los pacientes del mismo estudio, se estableció: que el valor del C-HDL, no debe considerarse aisladamente, sino que debe ser interpretado conjuntamente con los niveles de triglicéridos y C-LDL.

Textualmente dicen:”Conclusions: Cardo-Vascualr Risk as a function of HDL-C phenotypes, is modulated by other components of the lipid panel.

Pero es más, en el mismo año 2016, se publicaron los resultados del CANHEART Study, que se prologó durante cinco años más, sobre la salud cardiovascular, cáncer y otras patologías a  631.762 personas (edad media 57.2 años y 55.4% mujeres).

Sus conclusiones fueron: Las personas con niveles bajos de C-HDL tuvieron más problemas cardiovasculares y muertes.

Pero ahora viene la sorpresa: Las personas con niveles altos de C-HDL también tuvieron más problemas cardiovasculares y muertes. Valores superiores a 70 mg/dl en hombres y 90 mg/dl en mujeres.

Sin embargo, en el año 2017 se publicaron los resultados del estudio prospectivo “Copenhagen City Heart Study and the Copenhagen General Population Study”. Realizado con el seguimiento durante muchos años de 52.268 hombres y 64.240 mujeres.

Los resultados sorprendieron a los propios autores, que textualmente resumieron sus conclusiones diciendo:

CONCLUSION: Men and women in the general population with extreme high HDL cholesterol paradoxically have high all-cause mortality. These findings need confirmation in other studies.

Hombres y las mujeres, de la población general, con colesterol HDL muy alto tienen paradójicamente, una alta mortalidad por todas las causas.

Añaden, que estos hallazgos necesitan confirmación en otros estudios

Termino con lo que ya he dicho en otras ocasiones y en muchos de los cursos en los que participo:

En la prescripción de vitaminas, oligoelementos, complementos nutricionales y otros, el que un producto sea “bueno” no quiere decir cuánto más mejor. Sencillamente no ha de haber déficit, pero tampoco exceso.

Como concepto, se debe tener “in mente” lo siguiente:

Imaginemos una curva de coordenadas, en las que en ordenadas hay, de menos a más, mejor salud. Y en abscisas los niveles de algún compuesto, de cero a más (por ejemplo, vitaminas, o C-HDL).

La curva resultante es en U invertida. Es decir, ordenadas factor de riesgo y abcisas niveles de C-HDL. Partiendo de  valores bajos, a medida que aumentan, la salud va mejorando. Incrementando el aporte, pasa en su parte superior a niveles idóneos. Pero si aumentamos más el nivel o la dosis, vuelve a descender la curva, lo que equivale a empeorar la salud.

Podemos por tanto concluir, que la salud es un equilibrio bioquímico-metabólico. Y este equilibrio, es lo que se debe tener presente al prescribir.

Dr. Juan Sabater-Tobella
Presidente de EUGENOMIC®
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4).
Member of the Pharmacogenomics Research Network.
Member of the International Society of Pharmacogenomics and Outcomes Research
International Delegate of the World Society of Anti-Aging Medicine.

Vídeo relacionado:

Artículos relacionados:

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de:Facebook, TwitterYoutube, Google+, Linkedin.

Última revisión: Nov 6, 2018 @ 5:24 pm