Transición a la menopausia y síndrome metabólico

La llegada de la menopausia es una etapa muy importante para las mujeres, tanto desde un enfoque psicológico, como de la posible afectación de su salud.

Todas las mujeres deben asumir que les llegará la menopausia, pero que ello no significa que a partir de esta etapa, se pierda feminidad, personalidad, inteligencia, experiencia y sobre todo atractivo. Son como ya eran y entran en una etapa de más madurez, con un inconveniente –o para muchas ventaja- el no poder quedarse embarazadas.

Sin embargo, precisan de ayuda, comprensión y muestras de cariño del hombre, y son de gran importancia para aquellas que vivan en pareja. Perspectiva vista, desde el limitado horizonte de una persona que no es psicólogo.

Al inicio de la menopausia hay más riesgo de que se instaure el síndrome metabólico.

Las personas con síndrome metabólico tienen un riesgo tres veces mayor de sufrir un infarto de miocardio o un derrame cerebral y un riesgo dos veces mayor, de morir a causa de un evento de este tipo, en comparación con las personas sin el síndrome.

El síndrome metabólico lo define un conjunto de datos biológicos, siendo los más destacados la coexistencia de obesidad, (un dato muy relevante es la circunferencia de cintura), niveles altos de glucosa y triglicéridos en sangre, e hipertensión. Ver definición de la Federación Internacional de Diabetes (FID)

Journal of the American Heart Association, publicó un trabajo que profundiza la evolución de estos parámetros en los períodos de la pre-menopausia, peri-menopausia y post-menopausia, en mujeres de raza blanca y raza negra. Los puntos de partida fueron más favorables a las mujeres de raza blanca y en consecuencia también en la curva evolutiva.

El gran hallazgo del trabajo, es demostrar que la curva de evolución al síndrome metabólico, se inicia ya en la pre-menopausia. Siendo más alta la tangente positiva de la implantación del síndrome, en la pre-menopausia y peri-menopausia, que una vez instaurada.

La consecuencia práctica, es la importancia de ir al ginecólogo justo al inicio de la menopausia. Todas las mujeres deberían hacerlo, pero también las mujeres, deberían extremar el cuidado de sus hábitos de vida y controlar su peso, hipertensión, glucosa, triglicéridos y colesterol a partir de los 45 años, es decir en la pre-menopausia.

El trastorno hormonal es el eje por el que giran estos cambios biológicos.

Las sociedades científicas internacionales –de ginecología, endocrinología y menopausia- se han pronunciado a favor del tratamiento de reemplazo hormonal (THR),  como herramienta para prevenir la implantación del síndrome metabólico y sus patologías asociadas. Junto con una adecuación de hábitos alimentarios, complementos nutricionales y ejercicio.

Recordar, con el tratamiento hormonal de reemplazo, un porcentaje aproximado de un 7-8% de mujeres, pueden tener más riesgo de trombosis y/o a largo plazo de cáncer de mama. Sin embargo, actualmente, gracias a los avances de la Genómica, podemos conocer el riesgo individualizado de cada mujer. Un asequible estudio de polimorfismos en varios genes, permite establecer un tratamiento preventivo muy importante, sin asumir posibles riesgos.

Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®

Video relacionado:

Artículos relacionados:

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.

Última revisión: Nov 6, 2018 @ 5:23 pm