La periodontitis es una enfermedad infecciosa, que se forma alrededor del diente y que afecta a los tejidos que sostienen y protegen los dientes.

La periodontitis es la causa principal de la caída de los dientes en los adultos, así como también en muchos casos, la causa del mal aliento.

Recientemente se han publicado dos trabajos que relacionan la periodontitis y una infección bacteriana, con el cáncer y el Alzheimer respectivamente.

El primer trabajo, ha sido aprovechando el colectivo del estudio Women’s Health Initiative (WHI), ya citado anteriormente en diversos blog. Hicieron un estudio retrospectivo a un grupo de 65.859 mujeres posmenopáusicas (54-86 años).

Estas mujeres respondieron un cuestionario de salud, en el que muy especialmente se especificaba la periodontitis, su salud bucal y cáncer.

Se recibieron las encuestas entre 1999 y 2003 y los casos de cáncer se cerraron en el 2013, con 7.149 casos.

Se concluyó que en general, las mujeres con periodontitis, tuvieron un 14% de riesgo superior de cáncer. Esta era la cifra global, pero más interesante es el dato, cuando se individualiza que tipos de cáncer.

Lo más significativo fue, que para el cáncer de esófago el riesgo fue 3 veces superior, es decir del 300%.

Después, los índices de aumento de riesgo significativo fueron, para cáncer de pulmón, vejiga, melanoma y mama.

Obviamente, aunque estos resultados se realizaron en mujeres –por la disponibilidad del estudio (WHI)-, podemos aplicarlos a la población general, hombres y mujeres.

Otra publicación, relaciona con el Alzheimer, una de las bacterias más frecuentes causantes de periodontitis.

La bacteria Porphyromonas gingivalis, es una bacteria gram negativa y anaeróbica, que produce unas moléculas de las más virulentas que se conocen: las gingipainas, que son cisteína-proteasas. Estas enzimas atraviesan la membrana de la bacteria y salen al exterior.

El trabajo es muy complejo. Hay experimentos “in vitro”, con ratones, en humanos y en piezas de cerebro de personas, con y sin Alzheimer.

El resultado de la investigación fue que, en los cerebros de pacientes con Alzheimer, encontraron los marcadores de las gingipainas. Demostrando que, por unos mecanismos complejos, favorece la aparición del Alzheimer.

Es muy importante toda su investigación en ratones, inyectando inhibidores de las gingipainas en las muestras de cerebro, mejoran las imágenes de la degeneración del Alzheimer,

El texto literal dice: The findings of this study offer evidence that P. gingivalis and gin-gipains in the brain play a central role in the pathogenesis of AD, providing a new conceptual framework for disease treatment.

Concluyen, que las gingipainas producidas por la bacteria P.gingivalis, así como la propia bacteria, tienen un papel central en la patogénesis del Alzheimer.

La consecuencia es que se debe tener un especial cuidado con la higiene bucal. Es preciso el uso de un buen cepillado y de hilo interdental, para reducir el riesgo de enfermedad periodontal.

Algunas personas, pueden tener también una predisposición genética a la periodontitis.

Dicha predisposición, se puede deber a variaciones genéticas o polimorfismos genéticos que codifican la síntesis de Interleucinas IL-1A y la l1-B/B y del receptor de la IL-1RN, la IL-1β.

La detección de alelos de riesgo, facilita el recomendar una higiene bucal más estricta en las personas afectadas.

Es por tanto recomendable solicitar el análisis de estos polimorfismos, con el fin de orientar de forma más personalizada a los pacientes afectados, cómo deben realizar su higiene bucal.

Tal como indican los autores del trabajo, los cultivos de gérmenes convencionales, no detectan niveles bajos de P.gingivalis, y frecuentemente ni los altos, pues es una bacteria anaerobia que crece muy mal en los medios habituales.

Para obviar este problema, se dispone de técnicas que lo detectan por estudio de ADN en la muestra bucal, junto con otras cuatro bacterias también involucradas con patologías dentales y en otros órganos.

La Genómica no es solo una ciencia de investigación, es una especialidad muy dinámica, que aporta continuamente los nuevos conocimientos, a la clínica asistencial.

Actualmente, es inexcusable decir “que sus avances son muy interesantes, y que es la Medicina del futuro”, cuando realmente es la Medicina que viene soportada por múltiples y exhaustivas publicaciones de gran alcance, aplicables desde hace años.

No seguir sus indicaciones, es mermar a los pacientes de diagnósticos, que permiten actuar preventivamente los efectos de una enfermedad.

 

Dr. Juan Sabater-Tobella

European Specialist in Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de Eugenomic

 

Artículos relacionados