Riesgo de infarto en fumadores jóvenes 

No es ninguna novedad decir que el fumar aumenta el riesgo de infarto de miocardio. Pero desgraciadamente cuando se habla con fumadores y se les indica el aumento de sus riesgos, con frecuencia responden: “ya lo se”, “estoy cansada/o, del mismo rollo”, o a lo sumo, “total, por lo poco que fumo…”.

Acaba de publicarse un trabajo realizado en el The South Yorkshire Cardiothoracic Centre (UK),  que aporta un matiz nuevo. Dicen:

Fumar influye de forma evidente, en el riesgo de infarto de miocardio, especialmente en personas de menos de 50 años.

El trabajo se ha basado en revisar las historias clínicas de 1.727 personas que acudieron a urgencias por un infarto de miocardio. De ellos 72,9% fueron hombres. Del total de la población 48,5% eran fumadores, 27,2% ex-fumadores y 24,3 % nunca habían fumado.

Los fumadores de menos de 50 años presentaron un riesgo relativo (RR)  8.47 veces mayor de infarto, en relación a los no fumadores del mismo grupo de edad. Entre los de 50-65 años tuvieron un RR =  5,20 veces mayor, que los no fumadores del mismo grupo de edad. Los fumadores de más de 65 años, tuvieron un RR= 3,10 veces mayor que los no fumadores de la misma edad.  Es decir, en leguaje práctico, por grupos de edad:

Por cada persona ingresada por infarto de miocardio no fumadora menor de 50 años, ingresaron 8,47 fumadores.

Entre los 50-65 años, por cada persona no fumadora ingresada por infarto, lo hicieron 5,2 fumadores. Y por cada persona no fumadora ingresada por infarto mayor de 65 años lo hicieron 3,10 fumadores. Es decir el riesgo relativo de infarto entre fumadores y no fumadores afecta en mayor proporción a los más jóvenes.

Pero fumar poco, también es malo.

Los fumadores siempre se defienden y muchos dicen: “yo fumo poco”. Hay diversos trabajos científicos que rebaten este sofisma. En la Revista JAMA de enero 2017 , se ha publicado un estudio realizado por NIH-AARP Diet and Health Study, en el que se han participado 290.215 personas.

De ellos, el 57,9% eran hombres, y la edad media del grupo 71 años (rango 59-82 años). Los resultados fueron bastante similares para hombre y mujeres. Lo que queremos resaltar del trabajo, es: Los fumadores de un cigarrillo al día tuvieron un riesgo relativo (RR) de cáncer de pulmón o de mortalidad 1,64 veces mayor, que los que no habían fumado nunca. Y los fumadores de 1 a 10 cigarrillos al día tuvieron un riesgo relativo (RR= 1,87), es decir un 87% más de riesgo. La conclusión es que fumar es malo aunque se fume poco.

Las estadísticas son las que son, y lo que tenemos que hacer los profesionales sanitarios es ayudar a los fumadores a que dejen de fumar.

Un simple estudio de polimorfismos genéticos dirigido a personalizar la terapéutica de deshabituación tabáquica. Sea mediante parches de nicotina, fármacos o tratamiento psicológico, puede facilitar de forma eficaz, la deshabituación.

Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®

Video relacionado: Genómica y Deshabituación Tabáquica

Artículos relacionados:

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.

Última revisión: Nov 6, 2018 @ 5:23 pm