Prevenir el cáncer

El día 4 de febrero en todo el mundo se celebró el “Día mundial contra en cáncer”. Los números de afectados sigue aumentando –la mala noticia–, pero gracias a las innovaciones terapéuticas hay más supervivencia –la buena noticia–. Las cifras son escalofriantes en todo el mundo y concretamente en España en el año 2012 hubieron un total de 227.076 nuevos casos de cáncer (135.954 en hombres y 91.122 en mujeres). Por orden de frecuencia en hombres: Próstata, pulmón, colorrectal, vejiga y estómago y en mujeres: mama, colorrectal, útero, pulmón y ovario. Sumando ambos sexos el más frecuente es el colorrectal. Ante estas cifras se insiste en la prevención y métodos de detección precoz.

Debemos recordar que somos genéticamente diferentes y que nuestro ambiente, alimentación y hábitos de vida influyen en nuestra salud, así alimentos que una persona tolera bien, a otra por cambios en sus genes, le puede predisponer a diferentes enfermedades, entre ellas al cáncer.  Nuestros genes se enfrentan actualmente a dietas más ricas en grasas y pobres en fibras y esto sumado al consumo de bebidas azucaradas o alcohólicas, fumar, comidas relámpago, unido al sedentarismo del trabajo, están produciendo estos graves problemas de salud a los que nos enfrentamos.

Ingerimos (alimentos y bebidas) que contienen aditivos, colorantes, conservantes, ahumados y diversas formas de cocinar que producen tóxicos (por ejemplo barbacoas). También inhalamos tóxicos que provienen de humos de fábricas, de coches, o de la emisión de diferentes contaminantes, polucionantes químicos, etc. Todas estas moléculas tóxicas que ingerimos o inhalamos, han de ser detoxificadas y transformadas en sustancias no tóxicas y eliminables por la orina mediante enzimas del hígado.

Hay personas, que por cambios en sus genes, estos mecanismos de detoxificación los tienen menos eficaces y por lo tanto, estarán con más riesgo de mantener en su cuerpo toxinas que puede influir en el mecanismo de desarrollo de cánceres. Conocer si genéticamente detoxificamos mal determinadas moléculas, puede ayudar a evitar muchas enfermedades, entre ellas el riesgo de padecer este incremento de enfermedades que estamos viviendo. Además, determinados cambios en nuestros genes, nos predisponen individualmente a tener diferentes tipos de cánceres, es decir tener más riesgo que la media de la población.

Existen actualmente perfiles asequibles, que estudian cambios en determinados genes, que dan una amplia información sobre un aumento del factor de riesgo de tener, un cáncer de próstata, de mama o colorrectal, entre otros. Gracias a su estudio, se puede conocer de forma personalizada, la predisposición a sufrir estas enfermedades, mucho antes que una detección precoz, lo que permite adaptar hábitos de vida, tratamiento o cambios en la alimentación, que ayudan a evitar su aparición.

Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)

Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.

Última revisión: Nov 6, 2018 @ 5:22 pm