La radiación solar en exceso puede resultar dañina para la piel

Las vacaciones de verano han empezado o están a punto de hacerlo para la mayoría de ciudadanos y, con ellas, aumenta sensiblemente el tiempo de exposición al sol, ya sea porque mucha gente busca el bronceado pasando largos ratos tumbada en la toalla, o porque las actividades al aire libre marcan el día a día de los periodos de descanso. El sol es, sin duda, un aliado para la piel, y los expertos recomiendan tomarlo unos minutos dos o tres veces por semana para obtener la vitamina D que sirve para el metabolismo óseo que lleva el calcio a los huesos. El sol moderado también deja en la piel un agradable tono bronceado que actualmente resulta muy estético. Sin embargo, el sol también puede devenir un enemigo para la salud, ya que los rayos ultravioleta son los principales responsables de los tumores y del envejecimiento prematuro de la piel.

Según la Asociación Española Contra el Cáncer, el melanoma (tumores melánicos o pigmentados) afecta en España a 3.600 nuevos pacientes cada año, mientras que la incidencia del carcinoma de células basales está aumentado un 10% cada año. Los hábitos estéticos y de ocio que aumentan el tiempo de exposición al sol explicarían este preocupante incremento. El riesgo de padecer este tipo de cáncer no tiene la misma incidencia en todo el mundo. En este sentido, la raza blanca es más propensa que las otras y el fototipo de una persona blanca y rubia o pelirroja con tendencia a quemarse a menudo por el sol corre más peligro que un fototipo moreno de ojos oscuros. Las personas con muchos lunares o con antecedentes familiares también deben prestar un cuidado especial a su piel en los periodos vacacionales. Además, las variaciones genéticas de cada paciente también influyen en aproximadamente un 25% el riesgo a padecer un cáncer de piel.

Ahora bien, tal vez menos conocido entre la población pero el tumor cutáneo más frecuente, es el carcinoma basocelular, que representa 60% de todos los tumores cutáneos y con una incidencia de 1.6 casos por cada mil habitantes. Es un tumor maligno que debe extirparse pero que, a diferencia del melanoma no produce metástasis, pero puede reproducirse localmente si no se ha extirpado totalmente. Para todos los casos es recomendable evitar la exposición al sol entre las 12 y las 16 horas, que es cuando se produce una mayor radiación, y protegerse con crema solar de protección elevada, camisetas, gorras y gafas de sol.

Pero, además del aumento del riesgo de tumores, el exceso de exposición a la radiación solar también es uno de los elementos más importantes que aceleran el fotoenvejecimiento del cutis. Daña el tejido de colágeno y provoca un exceso de radicales libres oxidantes pudiendo, como ya se ha expuesto, derivar en un cáncer. La medicina anti-aging tiene la vista puesta en evitar este deterioro de la piel en el que no sólo intervienen los factores ambientales o la nutrición, sino también el estrés oxidativo, la inflamación, la integridad de la epidermis o la incapacidad para eliminar toxinas. Estos últimos son elementos que están influenciados por los polimorfismos genéticos de cada paciente, es decir, por aquellas diferencias en el ADN de cada uno que nos diferencian y que obligan al médico a apostar por una medicina y un tratamiento personalizados para que sean eficaces.

La cosmetogenómica se dedica a encontrar fórmulas médicas personalizadas para mantener la piel joven, tersa y sana. Para practicarla, hay que encontrar las particularidades de cada paciente, los puntos débiles, las pequeñas diferencias que suponen un mayor riesgo para la salud cutánea. El perfil PIELgenes implementado por EUGENOMIC® analiza 17 polimorfismos genéticos que intervienen en las características de la piel. De este modo se consigue, de acuerdo con la genética de cada persona, una terapia cosmética personalizada y preventiva, basada también en unos hábitos de vida y una alimentación idóneos para cada persona. Mediante esta clase de tratamientos se pueden contrarrestar los efectos nocivos externos que pueden provocar el sol o la contaminación.

Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.

Última revisión: Nov 6, 2018 @ 5:22 pm