Madres fumadoras perjudican la salud pulmonar de sus hijos

Las mujeres fumadoras perjudican la salud de sus hijos y en especial en las épocas tempranas de su desarrollo, ya que al ser fumadores pasivos, tendrán más riesgo cuando sean adultos, a desarrollar Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), concretamente casi tres veces más de riesgo (factor de 2.7) que los niños cuyas madres no fuman.

El estudio se ha hecho en mujeres, pero es obvio que los padres fumadores, aunque en edades tempranas permanecen menos tiempo con los hijos que las madres, también si fuman en su presencia, perjudican la salud de sus hijos al convertirlos en fumadores pasivos.

El estudio se ha realizado en Australia dentro de un seguimiento de salud muy amplio denominado “Tasmanian Longitudinal Health Study” que consistió en el seguimiento de salud de 8.583 personas que habían nacido en 1961.

Que los padres (padres y madres) fumadores podían perjudicar la salud pulmonar de sus hijos desde neonatos hasta adolescentes, se intuía, pero hasta la fecha no se había abordado directamente el estudio del problema. Del colectivo inicial de 8.583 personas en 1.968, cuando tenían 7 años se les hizo una espirometría a 1.389 componentes del grupo, con el fin de registrar sus parámetros respiratorios. Se repitieron entre 2002 y 2005 y el seguimiento se repitió cuando tuvieron casi 50 años. Al inicio del estudio el 38% de las madres dijeron ser fumadoras, de las cuales 17% fumaban más de 20 cigarrillos al día, y también reportaron ser fumadores el 59% de los padres de los cuales, el 34% fumaba más de 20 cigarrillos al día.

A los 49 años (51% hombres y 49% mujeres) se manifestaron 123 casos de enfermedad pulmonar obstructiva crónica, es decir en un 9.3% de la población controlada, y los hijos de madres que fumaban más de 20 cigarrillos al día, tuvieron un riesgo con un factor de 2,7 mayor que los de madres no fumadoras.

El estudio se basa en evaluar la influencia de las madres fumadoras sobre la aparición de (EPOC) en sus hijos, pues las etapas de lactancia e infancia, son las épocas con más riesgo de efectos nocivos sobre los pulmones en desarrollo, y las madres pasan muchas más horas con sus hijos que los padres. Debe por tanto recomendarse que los padres no fumen mientras sus hijos están en la infancia, pero muy en especial las madres.

El 30% de las personas fumadoras cada año hacen el propósito de dejarlo y menos del 5% lo consigue. La deshabituación tabáquica convencional, por lo tanto, fracasa y por ello aconsejamos hacer una deshabituación tabáquica que tenga en cuenta la genética de las personas, y con ello se puede personalizar el tratamiento, con lo que se consiguen mejores resultados. La genómica es una ayuda eficaz para dejar de fumar, mediante un tratamiento individualizado en función de los genes de cada persona.

Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®

Trabajos citados:
Mother’s smoking and complex lung function of offspring in middle age: A cohort study from childhood.

Video relacionado:

 Artículos relacionados:
EPOC y Deshabituación tabáquica.
Deshabituación tabáquica personalizada.
Fumar es malo, pero según nuestros genes puede ser peor.
Deshabituación tabáquica.
Genes y tabaco.
Enfermedad hepática por el déficit de alfa-1 antitripsina (AAT).

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin.

Última revisión: Nov 6, 2018 @ 5:22 pm