Uso de fármacos en centros geriátricos

La polimedicación, no muy bien justificada y controlada, es un riesgo para la salud, y uno de los colectivos más afectados es el de los ingresados en centros geriátricos, especialmente en pacientes con patologías psiquiátricas. Recurrimos a estudios realizados por el sistema Sueco de Salud, pues sus datos bajo un soporte informático muy amplio, permite tener en alta consideración sus resultados y conclusiones.

El Sistema Sueco de Salud define como “Uso Inapropiado de Fármacos” (UIF) los siguientes supuestos:

1. Uso concurrente de tres o más fármacos psicotrópicos (cualquier fármacos antidepresivo, antipsicótico, ansiolítico o hipnótico-sedante).
2. Uso de fármacos de acción anticolinérgica que cubren diferentes acciones terapéuticas (antiespasmódicos gástricos o urinarios, antieméticos, antiarrítmicos de clase 1A, antiparkinsonianos, antidepresivos tricíclicos y antihistamínicos de primera generación).
3
. Uso de benzodiacepinas de acción larga (diazepam, nitrazepam y flunitrazepam).
4.
Que en el conjunto de la medicación se detecten interacciones graves según un software de Farmacogenética.

Podemos advertir que dentro de los tres primeros puntos, hay muchos fármacos utilizados en centros geriátricos.

Revisaron las historias clínicas de 4.129 pacientes de una edad media de 74.8 años. Los datos fueron que el 81% por lo menos tomaba un fármacos y el número medio de fármacos que tomaban era de 3.6 y los pacientes sometidos a “polifarmacia” (cinco o más fármacos) era del 33%. Una vez aplicados los criterios del Sistema Sueco de Salud, se vio que el 34% de los pacientes ingresados en centros geriátricos estaban sometidos a un uso inapropiado de fármacos.

Las conclusiones, fueron que los pacientes con una UIF tenían en el intervalo de un año un 48% más de riesgo de tener que ser hospitalizados por complicaciones clínicas, en relación a los pacientes que no tenían UIF (OR =1.48) y los pacientes con demencia un 88% más de riesgo (OR=1.88) y también un 15% más de riesgo de muerte (OR= 1.15).

En resumen, hay que ser muy cauto a la hora de prescribir fármacos en geriatría y muy especialmente en centros geriátricos con personas con demencia, pues la “polifarmacia” puede provocar un aumento importante de las hospitalizaciones, por tanto molestias para el paciente y familiares, y gastos adicionales para el sistema sanitario.

Como dicen los autores, queremos resaltar la importancia del punto 4, es decir la necesidad de evaluar las interacciones de medicamentos con un software de Farmacogenética, con el fin de evitar los efectos adversos, especialmente indicado en los pacientes polimedicados.

La complejidad de los fármacos, unido al incremento de prescripciones, hace necesario evitar los muchos efectos adversos que pueden ocasionar. Sin tener en cuenta, que desde el punto de vista económico, el coste de un estudio de Farmacogenética es irrisorio comparado con el que supone una hospitalización, debida a una medicación no adecuada.

Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®

 Artículos referenciados:
Impact of Inappropriate Drug Use on Hospitalizations, Mortality, and Costs in Older Persons and Persons with Dementia: Findings from the SNAC Study

Más artículos relacionados:
Caso práctico de interacción medicamentosa grave

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin

Última revisión: Nov 6, 2018 @ 5:22 pm