Obesidad, estatinas y diabetes

En diversas ocasiones hemos comentado algunas importantes advertencias, que reitera la FDA sobre el riesgo de aparición de dolores y problemas musculares (mialgias y miopatías) en pacientes que toman estatinas (simvastatina, atorvastatina, pravastatina etc).

El problema radica en unas alteraciones genéticas que predisponen a estas dolencias y que también pueden ser debidas a las interacciones con otros medicamentos. Es decir, otros medicamentos que se toman con las estatinas pueden ser también la causa de que aparezcan dolores musculares.  

Otras advertencias han sido, que las estatinas pueden provocar pérdida de memoria, que se restablece dejando de tomarlas, y se empiezan a surgir sospechas de que aumentan el riesgo de diabetes tipo 2. (FDA Expands Advice on Statin Risks).

Ahora acaba de publicarse un trabajo en  la revista The Lancet (Swerdlow D. et al), con más de 100 coautores, y cuyo original y suplementos ha tenido la gentileza de remitirme el autor principal, que demuestra a nivel molecular, el mecanismo por el que las estatinas aumentan el riesgo de aumento de peso y de diabetes tipo 2.

Las estatinas inhiben la formación de colesterol a un nivel muy inicial de la vía metabólica de su síntesis, pero también inhiben la síntesis de muchas otras moléculas, lo que explica algunos de sus beneficios adicionales de bajar el colesterol –por ejemplo efecto antiinflamatorio- pero son causa también, de diversos efectos adversos.

Los autores de esta publicación, se basan en trabajos que comprenden 223.463 personas seguidas a través de 43 estudios genéticos. Estudiaron principalmente dos variantes en el gen HMGCoAR (3-OH-3-metilglutaril-CoA reductasa) que codifica la enzima, que en el inicio de la síntesis del colesterol es inhibida por las estatinas, llegando a la conclusión, que por cada alelo G del rs7238484 y cada alelo T del rs12916, al cabo de un año de tratamiento, se tiene un 12% más de riesgo de tener una diabetes que si no se expresan estas variantes genéticas, y lo preocupante es que dichas variantes, son precisamente las que se asocian a una más acusada bajada del colesterol.

Vamos a seguir los comentarios a nivel mundial sobre estos estudios, de lo que sí hay una clara evidencia, es de los problemas musculares derivados de su consumo, que pueden prevenirse y por tanto en su caso evitarse, conociendo el resultados de un sencillo estudio genético.

Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)

Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de EUGENOMIC®

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin

Última revisión: Nov 6, 2018 @ 5:22 pm