Se acaba de publicar en Francia la puesta al día de las recomendaciones del tratamiento con fármacos antiepilépticos en mujeres embarazadas. Antiépileptiques au cours de la grossesse : Etat actuel des connaissances sur le risque de malformations et de troubles neuro-développementaux .(Agence nationale de sécurité du médicament et des produits de santé). ANSM

Las convulsiones epilépticas en una mujer embarazada pueden perjudicar al feto, pero algunos medicamentos también.

Sobre esta extensa publicación, sólo puedo exponer aquí, alguna pincelada de su contenido. Sin embargo, quisiera resaltar la problemática y complejidad de este tema.

La guía recoge y resume los trabajos publicados entre setiembre del 2015 a agoste del 2018 y saca sus conclusiones con cuadros explicativos y gráficos.

Nuestro objetivo es darlo a conocer a todos los interesados, principalmente obstetras y neurólogos.

Como ya se sabía el valproato y sus derivados, son los fármacos que tienen más riesgo de teratogenia. Multiplica por 5 el riesgo general de malformaciones fetales.

En el trabajo añaden otros cinco fármacos con alarma de teratogenia: Topiramato, barbituratos (fenobarbital, metil-fenobarbital y primidona). Multiplican por 3 el riesgo de malformaciones.

Carbamazepina y fenitoina. Multiplica entre 2-3 el riesgo de malformaciones. Es decir, todos los más utilizados.

Añade la vigilancia y atención a la pregabalina, con riesgo potencial de malformaciones, y que es o ha sido, una de las alternativas más utilizadas en Francia. Lo hacen extensivo a la gabapentina, por su similitud estructural entre las dos moléculas.

Como fármacos sin ninguna señal de alerta se citan: Lamotrigina, levitaracetam y oxcarbamacepina.

El problema es que estos tres últimos fármacos, tienen mucha menor eficacia en las crisis convulsivas, que los anteriormente citados, más contraindicados.

Las malformaciones más frecuentes por barbituratos fueron cardíacas y labio leporino.

Para el valproato niveles casi iguales de malformaciones cardiacas, defectos del tubo neural, hipospadias y labio leporino.

Y, para el topiramato labio leporino e hipospadias. Los demás un poco de todo, pero a niveles más bajos.

No obstante, la guía no expone las interacciones entre medicamentos.

En mi larga experiencia, en la década de los 1980-90, hicimos varias publicaciones sobre el tratamiento con antiepilépticos y sus niveles en sangre. Encontramos que el fenobarbital, carbamacepina y difenilhidantoina , cuando se combinaban por parejas, los niveles de ambos eran mucho más bajos de los esperados.

Recuerdo que los especialistas decían si nos habíamos equivocado, pues no habían cambiado las dosis. No se sabía el que estos fármacos son inductores de enzimas y que provocan la eliminación más rápida de muchos otros fármacos, cuando se toman varios medicamentos.

Por esto, cuando se trata con antiepilépticos (o con cualquier fármaco), además de tener en cuenta los polimorfismos de los genes involucrados en su metabolismo, se debe revisar en un adecuado software de Farmacogenética , las interacciones de los antiepilépticos con los todos fármacos que toma el paciente.

Interacciones entre fármacos, además de las interacciones con plantas medicinales u otros complementos, y aplicar la Farmacogenética , es la base de una terapéutica personalizada.  La actual medicina del siglo XXI.

Dr. Juan Sabater Tobella
European Specialist in Laboratory Medicine (EC4)
Member of the Pharmacogenomics Research Network
Presidente de Eugenomic.

Artículos relacionados: