Tratamiento con testosterona y cáncer de próstata

En diversas ocasiones hemos comentado, que el tratamiento con testosterona no produce un aumento de riesgo cardiovascular. Tema que recientemente ha sido confirmado por la EMA (Euopean Medicines Agency). http://bit.ly/140Cclr

La deficiencia de testosterona se asocia a una disminución de la sensibilidad a insulina (riesgo de diabetes 2), obesidad central, dislipemia, hipertensión, osteoporosis, debilidad muscular, trastornos cognitivos, letargia, fatiga y disfunción sexual. Obviamente todo ello conduce a la conclusión, que el mantenimiento de unos niveles de testosterona dentro de los valores de normalidad (a los 40-50 años), evitando el hipogonadismo, es muy beneficioso para la salud de los hombres.

En un exhaustivo estudio de revisión, http://bit.ly/14uB3DF, que interrelaciona los niveles de testosterona con otras patologías, concluye que los niveles bajos de esta hormona acortan la vida.

Pero surge la pregunta, ¿hay aumento del riesgo de cáncer de próstata si se hace tratamiento con testosterona? Basándome en lo que ocurre en la realidad, siempre he sostenido que no ha de haber más riesgo con el tratamiento, porqué cuando se es joven y se tienen niveles de testosterona altos no hay prácticamente casos de cáncer de próstata y éste aparece en edades en las que los niveles son bajos.

Ratifica lo expuesto, otro trabajo que acaba de publicarse este mes de enero, que confirma con experiencias en casos clínicos este razonamiento. http://bit.ly/1xEmRD7. El conjunto del estudio se refiere a 1.023 hombres con hipogonadismo tratados con testosterona y seguidos hasta siete años (media del total cinco años). Se manifestaron 11 casos de cáncer, es decir alrededor del 1.0% que no difiere estadísticamente de los casos que aparecieron en hombres de la misma edad sin tratamiento hormonal.

Recordemos que está publicado, que polimorfismos en cinco genes y tres polimorfismos en el gen que codifica la enzima 5-alfa Reductasa 2, que transforma la testosterona en el compuesto dihidrotesteosterona, con cinco veces más de actividad androgénica, pueden predecir el riesgo de padecer un cáncer de próstata, y si el riesgo es alto, se pueden recomendar pautas de hábitos de vida y exploraciones médicas necesarias para su prevención.

Dr. Juan Sabater-Tobella
European Specialist in Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (EC4)

Member of the Pharmacogenomics Research Network

Presidente de Eugenomic®

Más artículos relacionados:
Testosterona en hombres

EUGENOMIC® Asesores en Farmacogenética y Medicina Genómica

Seguimos informando sobre Farmacogenética y Medicina Genómica en los perfiles de: Facebook, Twitter, Youtube, Google+, Linkedin